miércoles, 1 de abril de 2009

De un ceniciento playero

Érase una vez un chaval que andando por las rocas de una playa se percató de que se le había roto una chancla (o esclava, o zapatilla), y por no andar como cenicienta coja que sale huyendo dejando precioso calzado atrás, ni corto ni perezoso, deja también en el abandono su chancla izquierda (supongo que por algún motivo sentimental hacia su zapatilla derecha, que no podía quedarse sola con los tiempos que corren, claro está).

Algunos meses más tarde, los dos elementos siguen allí, con claras muestras de abandono definitivo y escocidos por los rayos de sol que no brillaron durante este largo invierno, porque parece que no acaba de tanta agua, y por el dolor de sentirse solas, a tres metros de distancia la una de la otra, y sin nadie que ose a juntarlas para depositarlas en el contenedor de los desechos.

Así somos. El animal que tropieza dos veces, o tres, o cuatro, con la misma piedra. Alegría me da pensar que este individuo tropezó sin calzado en algún saliente del malpaís de la zona, haciéndose mella primero en el pie derecho y luego en el izquierdo.

Es que hay gente pa'tó.

10 comentarios:

  1. Yo no habla este id ioma¿?

    ...igual son las del cambatachas,pff

    ResponderEliminar
  2. And...who's the cambatachas? I don't know... EHEHEHEHE. Una pena que haya gente tan guarrilla en nuestras costas, la verdad...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. no me puedo creer, Lorena, que no conozcas al cambatacha, todo un personaje de las Nieves.
    Frida

    ResponderEliminar
  4. Pues seguro que sé quién es, pero es que ésta fue de Roque Prieto, por éso no caí...ya me dirán, ya...

    Gracias por pasar, Frida.

    ResponderEliminar
  5. Ese no es un ceniciento playero, es un Cochinillo playero. jejej... Saludos. Juan (el Bosque)

    ResponderEliminar
  6. Gracias por pasar, Juan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Con la mirada en l que cuentas ...

    Una zapatilla le decía a la otra: no somos nada, también a ti te llegará la ruina.
    Mientras, los bañistas opinaban que el sol del día estaba un poco vago.

    ... saludos guanches

    CristalRasgado & LaMiradaAusente
    _____________________________

    ResponderEliminar
  8. Bonito comentario, Ñoco.

    Gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  9. Has oido la expression, "Walk a mile in my shoes, and then judge me?" Es verdad que tenemos que ser mas comprensivos el uno con el otro. Estas zapatillas me hacen pensar en el que las llevaba. Todos los zapatos tienen una historia que contar, no? - Precioso blog, un tesoro de citas y fotografia realmente especial.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Mary. Cierto es que los zapatos cuentan historias; sólo con verlos sabemos qué tipo de persona tenemos delante...será por éso que siempre camino mirando al suelo y se me escapa lo que está por encima de mi cabeza.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Qué me cuentas?